Regalos personalizados y únicos para bebés y niños
Menu
Menu

El estilo nórdico: la estrella de la decoración infantil

Publicado en

El cuarto de los peques es el rincón más especial de la casa. Sus cuatro paredes son testigo de momentos únicos e irrepetibles: el primer juego, la primera palabra, la primera noche en vela esperando a Papá Noel... Cualquier habitación para niños debe ser un lugar mágico, un rincón único en el mundo donde nada puede salir mal. Los espacios dulces y minimalistas, inspirados en la suavidad del estilo nórdico, son una de nuestras tendencias de decoración infantil preferidas para lograrlo.

Todo al blanco

Imagina un bosque encantado, un paisaje de suaves colinas color beige y rosa talco, un cielo gris pálido que parece de algodón. El estilo nórdico -o escandinavo- juega con toda la gama de tonos neutros y pastel para crear paletas de colores deliciosas. La luminosidad es la gran protagonista de los espacios, buscando un aspecto blanquecino que suele contrastar con la calidez de los suelos de madera. A veces, la apuesta por este material llega incluso a las paredes, con tablones más estrechos que ayudan a crear la atmósfera de una cabaña en la nieve. La madera también está presente en el mobiliario y en los artículos decorativos, siempre con tintes blanquecinos que contribuyen a la luminosidad.

Para los muebles se utilizan piezas de líneas sencillas, minimalistas, que aporten ligereza a los espacios. Los elementos ornamentales como las molduras pierden fuerza dentro de esta tendencia, que defiende las líneas simples o rústicas, incluso con un cierto aire vintage. La funcionalidad es la máxima aspiración, facilitando la vida de los adultos sin renunciar a la comodidad que exige la decoración infantil. No en vano, el éxito del estilo nórdico reside en esta conjunción de confort y estética.

Las telas se confabulan con el resto de elementos de estas habitaciones para crear escenarios mágicos. Tejidos amorosos como el lino, el algodón o las lanas suaves conviven con mantas y alfombras de materiales más toscos. No es necesario que los textiles sean lisos: hoy en día, los estampados geométricos son un básico en las tendencias de decoración infantil, inundando las colchas, paredes, cojines e incluso las sábanas con motivos gráficos para todos los gustos.

Detalles personalizados: el toque definitivo

Esta apuesta por la luminosidad y los colores claros del estilo nórdico ayuda a crear ambientes sobrios a los que podemos añadir toques de color, haciéndolos más personales. Colocar láminas personalizadas con el nombre del peque y su animal favorito puede ser una buena opción si no sabes qué hacer con las paredes. Para un toque más moderno, prueba a apoyarlas en el suelo o en algún mueble bajo, y así te evitarás taladrar. Otra idea recurrente en las composiciones de estilo nórdico es colocar muchos cojines sobre la cama o incluso apilados encima de una alfombra. Esto ayuda a crear un ambiente más acogedor, incorporando detalles textiles que aportan color y calidez. Si además son cojines personalizados, los niños no se podrán resistir.

Y tú, ¿ya has decidido implantar el estilo nórdico en la habitación de tus pequeños? ¿Cuáles son tus tendencias de decoración infantil favoritas?

Comentarios

Deja un comentario

Moderado

Únete a nuestra lista de correo

Regístrate para recibir nuestras promociones